BEA SANCHEZ, La artista capaz

 por Daniel López García

            El artista capaz es el título de una de las últimas colecciones de cuadros de la artista jienense y afincada en Sevilla Bea Sánchez. En esta serie la pintora demostraba de nuevo su personal mirada, caracterizada por la inteligencia, la honestidad y hasta podríamos decir crudeza, con la que la artista había orientado sus anteriores colecciones. Personalmente, vengo sosteniendo que Bea está llamada -si no lo es ya- a ser una gran artista, y, en parte, se debe a esa mirada de la que les hablo, con la que se introduce en aspectos vitales muy contradictorios y en realidades que en apariencia son invisibles, pero que a la vez son las que con más fuerza se manifiestan en nuestro día a día. Este espíritu sigue vigente en El artista capaz.

SONY DSC

Sin embargo, esta nueva serie de cuadros suponía una diferencia fundamental frente a las anteriores colecciones. En el pasado, Bea había escarbado en esferas pertenecientes a nuestras dimensiones más profundas e íntimas (la infancia, la familia, la ausencia de los seres amados), desde una perspectiva muy personal. Por ello, cuando he visionado su obra, y de una manera muy inconsciente, la he emparentado con el trabajo de Louise Bourgeois que sostenía: <<I want to recreate, recreate the past. Why. To be active instead of passive, to look for to find is my obsession>>.

Sin embargo, en esta ocasión con El artista capaz, la artista se lanzaba hacia fuera, hacia su contexto más cercano y al que le dedica gran parte de su propia vida: el trabajo del artista, y en concreto el del artista emergente.

De esta forma, El artista capaz surgía como un grito de ánimo dirigido hacia artistas coetáneos y cercanos en el espacio con los que Bea convive en el circuito del arte y a los que ha ido formando en sus clases en la universidad. Inspirada por la figura de los oradores motivacionales propios de Estados Unidos, Bea configuró una serie de pinturas convertidas en mensajes de ánimo, que ensalzaban a la figura del autor, pero también preñadas de un tono irónico.

Y es en este punto donde Bea manifiesta esa mixtura perfecta entre inteligencia, honestidad y crudeza a la que antes hacía referencia: porque solo sabe ser irónico quien primero reconoce sus limitaciones, para reconocer las del mundo por el que transita; quien piensa en sus carencias, para poder reflejar las ajenas; y quien imprime solidaridad a su creación para hacer de la dicha la verdadera respuesta posible frente a lo adverso.

SONY DSC

De ahí, la ironía manifiesta de El artista capaz: inspirada en el “¡Mamá, quiero ser artista!”, como un grito de ánimo y lleno de buenos deseos que nos dice que la vocación sí es posible, y que, acaso, solo con trabajo superaremos la inevitables dificultades que nos rodean.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s