NUEVOS COLECCIONISTAS DE ARTE I: Algunos retos y muchos prejuicios

por Daniel López García


Colección de yesos antiguos de Chema Rodríguez
fotografía: estudio Todomuta

        Con este artículo comenzamos una serie de textos con los que desde Zunino Shop&Gallery pretendemos poner énfasis en la figura del coleccionista. Nos gustaría destacar con ellos la importancia que tiene su papel en la circulación del arte, así como ofrecer a las personas interesadas en comenzar su propia colección nuevos cauces para hacerlo, desmontando prejuicios y ofreciendo herramientas.
La actividad artística, su dimensión creativa – aquello que entendemos como trabajo intelectual de unas personas con capacidad expresiva suficiente y necesaria para la creación de obras de artes-, no necesita de nada más allá que de un impulso creativo para poder darse. En este sentido, no ha de existir mucha diferencia entre cualquier pintor o pintora de hoy día y un ser humano de la etapa de transición entre los periodos Paleolítico y Neolítico que dibujara bisontes sobre las piedras de una cueva situada en la cornisa cantábrica de lo que hoy conocemos como España.
Si hoy en día establecemos alguna diferencia entre un acto creativo y otro, no tiene que ver tanto con la pulsión por la que unos y otros (tan alejados ambos) fueron llevados a crear, sino con el contexto y la finalidad en los que se enmarcan esas prácticas. Desde el momento en que la tarea artística se profesionaliza, considerándose por tanto un oficio, y aquel o aquella que la desempeña aspira a ganarse la vida con ella, emerge la figura del que está dispuesto a pagar por su disfrute como una parte fundamental dentro del sistema del arte, al mismo nivel que los propios creadores.
No sería descabellado, sino más bien justo y necesario, el describir al coleccionista –esa persona interesada ya no sólo por el disfrute del arte en general, sino por su posesión- como la pieza clave en el entramado del sistema artístico actual, que permite que todo siga funcionando y asegure nuestro patrimonio artístico.
Hace unas semanas, en una charla que tuve con la pintora afincada en Sevilla Bea Sánchez, me contaba lo siguiente:

      “Me da mucha rabia los artistas que dicen que crean para sí mismos y hablan de su mundo, y el que no lo entienda pues que se aparte del camino. Yo creo que no. Nuestra labor es más social. Tú estás generando un objeto de deseo para alguien, y yo lo que quiero es generar ese sentimiento en esa persona que lo desee tanto que quiera llevárselo para su casa, que lo quiera. Entonces, no puedo ignorarlo, no puedo obviar lo que pueda pensar.”

Obviamente, el artista cuando crea no lo hace pensando en, o para, una persona concreta, pero sí es evidente, y por eso he tomado como ejemplo las ilustrativas palabras de Sánchez, que persigue un objetivo claro: generar deseo en otros a partir de la plasmación de unas experiencias más o menos personales en la obra. Por tanto, si aceptamos este diálogo de tú a tú entre creadores y público, desde el punto de vista de los mediadores del arte –aquellos agentes encargados en el comentario, la puesta en circulación y el encuentro entre artista, obra y comprador- a la hora de realizar nuestro trabajo, deberíamos dar a el coleccionista el mismo lugar de importancia que los creadores de las piezas, preocuparnos por ellos con la misma intensidad.

 

 


Muestra de la colección de Chema Rodriguez

En Zunino Shop&Gallery, desde nuestros inicios, siempre tuvimos esta máxima clara: poner en primer plano a artistas y coleccionistas, en una relación entre iguales en la que pudieran dialogar mirándose a los ojos. De ahí que cada colección de piezas de cada uno de nuestros artistas haya ido acompañada de artículos y textos presentando la obra, trayectoria y la esfera vital que hay detrás de cada proceso creativo.
Pero no queríamos quedarnos sólo ahí. Una de nuestras principales inquietudes siempre fue el llegar a nuevos coleccionistas, posibilidades de hacer accesible a cualquier persona el arte que se genera hoy y mostrar caminos para que cualquiera pueda comenzar su colección particular.
Quizá vivamos uno de los momentos en los que más personas muestran interés por el arte y mejor preparadas están para entenderlo y disfrutarlo. A la vez, cada año emerge un buen número de incipientes artistas luchando por hacerse un hueco en este panorama. El primer ejercicio que habría que realizar a la hora de acercarse a esta esfera sería derribar algunos mitos. El primero de ellos, el que considera al arte como una práctica elitista. Hoy día, el arte no tiene mejor salida que abrirse a nuevos públicos, ya sea a través de espacios reales o virtuales que vayan más allá de los cauces clásicos e institucionales. Por tanto, parece fundamental contar con la realidad de este nuevo coleccionista en potencia.
Por este motivo, ante un contexto como el actual de crisis económica, que ha afectado especialmente a ese sector que es la población joven –personas entre 25 y 40 años, con una capacidad adquisitiva moderada, en ocasiones escasa, pero sobradamente preparados y con capacidad e interés por el arte contemporánea- tanto mediadores como artistas ya están realizando una labor de acercamiento de la obra teniendo en cuenta este panorama: ofreciendo obras de diverso tamaño y técnicas, condiciones de pago más flexibles, abriéndose hacia nuevos espacios alternativos etc. De esta forma, es relativamente fácil encontrar a día de hoy piezas de artistas consagrados, y otros emergentes pero de gran valor, por precios que a veces rondan la asequible cantidad de los cien euros. Un ejemplo de ello lo pueden encontrar en nuestra galería en Zunino, donde piezas que rondan los 150 € conviven con otras de cuatro cifras.
Si es necesario que se hagan esfuerzos por un lado, también el espectador debe animarse a ese acercamiento al arte como coleccionista, apartando prejuicios y animándose a invertir en piezas cuyo valor de mercado no exceden el de una cena con copa cualquier día de la semana. Al fin y al cabo, hablamos de vivir en lugares mucho más bellos, entonces parece muy poco dinero para tan gran recompensa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s